SME

Union de jubilados y extrabajadores de LyF afiliados al Sindicato Mexicano de Electricistas, y de los ciudadanos mexicanos simpatizantes de nuestra causa
¡POR EL DERECHO Y LA JUSTICIA DEL TRABAJADOR!

viernes, 28 de octubre de 2011

Reclama el SME le sea delegado servicio de CFE (Milenio)

Reclama el SME le sea delegado servicio de CFE (Milenio)

A 24 meses, los extrabajadores continúan a la espera de regresar a su trabajo, que consideran les pertenecen "por herencia", ya que sus antepasados cedieron las tierras.
  • 2011-10-11•Puebla

Foto: Especial

Sin perder la esperanza de recuperar su trabajo, exempleados de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) que no aceptaron liquidarse, se han convertido en cultivadores de hongos, vendedores ambulantes, cocineros, estilistas, abarroteros y coinciden que con la extinción de la empresa tomaron conciencia de los problemas de este país.

Las últimas horas del sábado 10 octubre 2009 son recordadas en Necaxa como "la noche en la que nadie durmió", el 80 por ciento de sus habitantes trabajaba en la paraestatal y el 20 por ciento restante dependía de manera indirecta de las actividades de generación de energía eléctrica.
A 24 meses, pocos son los que han recuperado el sueño, pero no han perdido la esperanza de regresar a su fuente de trabajo que, consideran, les pertenecen "por herencia", no de balde, dicen, fueron sus antepasados los que cedieron las tierras donde se construyó la presa que alimenta a la primera planta hidroeléctrica de América Latina hace más de 100 años.

Después de ser "obreros privilegiados" ahora venden dulces y chicharrones en la puerta del edificio sindical, otros hacen pasteles o cortes de cabello, manicures y rayitos a mitad de precio; algunos, como Francisco Garrido, tuvieron que aprender a cocinar y vender mole de panza y mixiotes en las calles del Distrito Federal.

Otros optaron por iniciar proyectos colectivos como los cultivadores de setas o los que venden productos de primera necesidad a bajo costo.

Y aunque no se han repuesto del shock que significó perder su "zona de confort" de la noche a la mañana, coinciden que tanto el programa de liquidaciones como el ofrecimiento de trabajo para las primeras 100 personas que aceptaran ese pago, fue un engaño; y dicen que continuarán resistiendo. 


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Exigirán jubilados de SME juicio político contra Lozano y Vivanco (La Jornada)

Exigirán jubilados de SME juicio político contra Lozano y Vivanco (La Jornada)

Consideran que los titulares de la Secretaría del Trabajo y de la CFE han manipulado datos oficiales y mentir sobre los 44 mil trabajadores despedidos de LFC.

Patricia Muñoz
Publicado: 25/10/2011 10:49

México, DF. La Coalición de Jubilados del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) señaló que demandarán juicio político contra el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, y el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Antonio Vivanco, por  manipular datos oficiales y mentir sobre los 44 mil trabajadores despedidos de Luz y Fuerza del Centro".

A nombre de esta organización, Alfredo Ríos y Gustavo Lugo, representantes de jubilados y liquidados de la paraestatal, informaron que ya solicitaron a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados la comparecencia de ambos funcionarios, para que informen "de los resultados obtenidos tras la liquidación de la LFC".

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, 25 de octubre de 2011

Acusará el SME al gobierno federal por incumplir convenios del TLCAN, arguyen (La Jornada)

Presentará queja ante oficina en Canadá por violar acuerdos de colaboración laboral 

Los electricistas refieren que tienen respaldo de centrales obreras canadienses y de EU

Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Martes 25 de octubre de 2011, p. 19

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) interpondrá el próximo jueves 27 de octubre en Otawa, Canadá, una queja ante la Oficina Nacional Administrativa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en contra del gobierno mexicano, por violaciones a los Acuerdos de Colaboración Laboral suscritos por México, Canadá y Estados Unidos.

El dirigente del gremio, Martín Esparza, y el secretario del exterior, Humberto Montes de Oca, señalaron lo anterior en conferencia de prensa, en la que mediante videoconferencia, la directora del Departamento Internacional de la central obrera AFL-CIO, Catty Feungold, y la abogada de los Steelworkers, Shaheen Hirani, informaron que las direcciones de estos organismos, tanto de Estados Unidos como de Canadá, respaldarán la queja de los electricistas mexicanos ante esa instancia.

Del mismo modo informaron que más de 70 organizaciones sociales y sindicales de los tres países firmarán esta denuncia en respaldo, entre las que se encuentran la United Steel; Papel, Silvicultura, Caucho, Manufactura, Energía, Industrial y afines; el Sindicato de Comunicaciones, Energía y del Papel de la Unión de Canadá, así como el Congreso Canadiense del Trabajo, entre otros.

Catty Feungold apuntó que determinaron apoyar este proceso, debido a que esta organización considera que en México hay una falta de protección a las leyes laborales, y ha trascendido la información en el mundo de lo que está ocurriendo con los trabajadores mexicanos, y las afectaciones que están teniendo las familias obreras de este país, así como la falta de empleo y de garantías en el trabajo. "Esperamos que con esta denuncia el gobierno escuche las voces de los trabajadores.

Por su parte, Hirani expuso que son innumerables las violaciones documentadas hacia los trabajadores mexicanos por parte del actual gobierno, por lo que al no encontrar respuesta nacional ante este problema es que se recurre a las organizaciones internacionales y a los acuerdos pactados por México en materia laboral.

En la conferencia también participó Simona Fraudatorio, secretaria de la presidencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, quién informó que esta instancia creará el Capítulo México y producto de una serie de organizaciones civiles y sociales revisarán las quejas y denuncias de violaciones laborales, destrucción ambiental y efectos económicos del TLCAN en México, entre otros temas.

Martín Esparza indicó que una representación del SME viajará a Otawa para reunirse con legisladores canadienses, y luego irán a Washington para entrevistas con miembros del Congreso de Estados Unidos. Los abogados que redactaron el documento señalaron que México, en la firma del acuerdo laboral del TLCAN, se comprometió a respetar la libertad sindical, los derechos laborales y está incumpliendo con este acuerdo, lo que representa el principal argumento en que se basa dicha queja.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

sábado, 22 de octubre de 2011

El fantástico éxito de Ocupa Wall Street (La Jornada)

Immanuel Wallerstein
El movimiento Ocupa Wall Street –porque ahora es un movimiento– es el acontecimiento político más importante en Estados Unidos desde los levantamientos de 1968, de los que es descendiente, o su continuación.

Nunca sabremos con certeza por qué comenzó en Estados Unidos cuando lo hizo –y no tres días, tres meses, tres años antes o después. Las condiciones estaban ahí: agudas penurias económicas siempre en aumento, no sólo para quienes de verdad están golpeados por la pobreza, sino también para un segmento en perpetuo crecimiento de los pobres que laboran (conocidos también como clase media); una exageración increíble (voracidad y explotación) del uno por ciento más acaudalado de la población estadunidense (Wall Street); el ejemplo de enojadas insurrecciones por todo el mundo (la primavera árabe, los indignados españoles, los estudiantes chilenos, los sindicatos de Wisconsin y una larga lista de otros). No importa en realidad qué chispa fue la que prendió el fuego. Éste comenzó.

En la Etapa Uno –los primeros días– el movimiento fue un puñado de personas audaces, casi todas jóvenes, que intentaban manifestarse. La prensa las ignoró totalmente. Algunos estúpidos capitanes de la policía pensaron que un poco de brutalidad acabaría con las manifestaciones. Fueron captados en película y la película se volvió viral en You Tube.

Eso nos trajo a la Etapa Dos –publicidad. La prensa ya no podía ignorar por completo a los manifestantes. Así que la prensa intentó un aire de superioridad. ¿Qué sabían de la economía estos jóvenes necios e ignorantes y unas cuantas mujeres viejas? ¿Tenían algún programa positivo? ¿Estaban disciplinados? Las manifestaciones, nos dijeron, se desinflarían rápidamente. Pero con lo que no contaban la prensa ni los poderes (nunca parecen aprender) es que el tema de la protesta resonó ampliamente y muy pronto prendió. En ciudad tras ciudad, comenzaron ocupaciones semejantes. Los desempleados de 50 años de edad comenzaron a unirse. Y también lo hicieron las celebridades. Los sindicatos también, incluido ni más ni menos que el presidente de la AFL-CIO. La prensa fuera de Estados Unidos comenzó ahora a seguir los sucesos. Cuando les preguntaron qué pedían, los manifestantes replicaron: justicia. Esta respuesta comenzó a parecerle significativa a más y más gente.

Esto nos condujo a la Etapa Tres –legitimidad. Los académicos de una cierta reputación comenzaron a sugerir que el ataque a Wall Street tenía cierta justificación. De pronto, la voz principal de la respetabilidad centrista, The New York Times, publicó un editorial el 8 de octubre en el que se afirmaba que quienes protestaban tenían de hecho un mensaje claro y prescripciones específicas de políticas públicas, y que el movimiento era algo más que un levantamiento juvenil. El periódico continuó: La inequidad extrema es el sello de una economía disfuncional, dominada por un sector financiero impulsado en gran medida por la especulación, la estafa y el respaldo gubernamental tanto como por la inversión productiva. Un lenguaje fuerte para venir de ese diario. Y luego el comité demócrata de campaña para el Congreso comenzó a circular una petición pidiendo a los militantes del partido que declararan: Estamos con las protestas de Ocupa Wall Street.

El movimiento se había hecho respetable. Y con la respetabilidad vino el peligro –la Etapa Cuatro. Un movimiento de protesta importante que ya prendió enfrenta comúnmente dos amenazas importantes. Una es la organización de significativas contramanifestaciones en las calles, de la derecha. Eric Cantor, el líder republicano en el Congreso, de línea dura y bastante astuto, ya hizo un llamado para tal efecto. Estas contramanifestaciones pueden ser bastante feroces. El movimiento Ocupa Wall Street necesita estar preparado para esto y pensar a fondo cómo va a manejar o contener esto.

Pero una segunda y mayor amenaza viene del mismo éxito del movimiento. Conforme atrae más respaldo, aumenta la diversidad de puntos de vista entre los manifestantes activos. El problema aquí es, como siempre, cómo evitar el monstruo Escila de volverse un culto amarrado que podría deshacerse debido a lo restringido de su base, y el monstruo Caribdis de ya no tener una coherencia política por volverse muy amplio. No hay una fórmula simple de cómo manejarse para evitar irse a cualquiera de esos dos extremos. Es difícil.

Y en cuanto al futuro, podría ocurrir que el movimiento vaya en aumento de su fuerza. Podría ser capaz de hacer dos cosas: forzar a una restructuración de corto plazo de lo que el gobierno haga para minimizar las obvias penurias que agudamente siente la gente, y puede conseguir una transformación de largo plazo de cómo piensan grandes segmentos de la población estadunidense acerca de las realidades de la crisis estructural del capitalismo y sobre las transformaciones geopolíticas importantes que ocurren porque ahora vivimos en un mundo multipolar.

Aun si en el caso de que el movimiento Ocupa Wall Street comenzara a extinguirse, debido al desgaste o la represión, ya triunfó y dejará un legado duradero, como lo hicieron los levantamientos de 1968. Estados Unidos habrá cambiado en una dirección positiva. Y como dice el dicho: Roma no se hizo en un día.

Un sistema-mundo nuevo y mejor, un Estados Unidos nuevo y mejor, es una tarea que requiere los repetidos esfuerzos de repetidas generaciones. Pero es cierto que otro mundo es posible (si no es que inevitable). Y podemos hacer la diferencia. Ocupa Wall Street está haciendo la diferencia, una gran diferencia.

Traducción: Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

martes, 11 de octubre de 2011

Abierto, proceso para que CFE se asuma como patrón sustituto de electricistas (La Jornada)

Los abogados Manuel Fuentes y Carlos de Buen refutan afirmaciones de Lozano sobre el tema

A dos años de la extinción de Luz y Fuerza, la lucha del SME en tribunales está vigente, sostienen

Foto
Foto
Ex trabajadores de la extinta Luz y Fuerza marcharon del Zócalo a San Lázaro el mes pasadoFoto María Meléndrez Parada
Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Martes 11 de octubre de 2011, p. 15

Al hacer un análisis de la situación legal de la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), a dos años de que se extinguió Luz y Fuerza del Centro (LFC), los abogados laboralistas Manuel Fuentes y Carlos de Buen señalaron que continúa en tribunales la demanda de los trabajadores para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se asuma como patrón sustituto. El caso lo revisa un tribunal colegiado, sigue en discusión y definitivamente el expediente está abierto y en curso, insistieron.

En un foro que organizó el SME, ambos abogados detallaron que este proceso legal ha ido muy lento y se ha alargado, pero no está cerrado, lo cual parece desconocer el secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien señala que la CFE no será patrón sustituto de los trabajadores de este sindicato, y otra vez es parcial, manifiesta una postura contraria a los derechos de los trabajadores, que supuestamente debería defender, y de nueva cuenta quiere dictarle a un tribunal lo que tiene que resolver.

Añadieron que sigue enredado en instancias legales el tema de las demandas laborales, y que el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) solicitó que todos los trabajadores de LFC se presentaran a rendir declaración –incluso los liquidados– a razón de 20 cada día, lo que llevaría más de ocho años.

En el foro, Manuel Fuentes indicó que diversas organizaciones presentarán en los próximos días una denuncia contra el presidente Felipe Calderón ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violaciones a la Constitución, incumplimiento de leyes y normas mexicanas, con la acusación de desvío de poder, ya que se ha desviado de sus funciones.

De Buen afirmó que la demanda de sustitución patronal misteriosamente no avanza. Aseveró que el titular de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, al ser empleado del presidente que promovió la extinción de la empresa, tiene que responder a su jefe, y no ha sido imparcial.

Agregó que, a la luz del tiempo, quedó claro que todo el proceso de extinción fue ilegal, de principio a fin,por los abusos de un presidente que, ya quedó claro, no sabe gobernar.

En dicho acto, en el que también participó el político priísta Manuel Bartlett, el dirigente del SME, Martín Esparza, expresó que además de que sigue el conflicto laboral en tribunales, el contrato colectivo está vigente, no hay ninguna sentencia en firme que diga lo contrario.

Además, la toma de nota para el comité ejecutivo seguirá vigente hasta 2013, y Calderón ya se va el próximo año. No sólo eso, sino que a partir de 2012 esta organización entrará también a la arena política.












--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

¿Por qué es tan cara la luz? (La Jornada)

¿Por qué es tan cara la luz? (La Jornada)
Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Martes 11 de octubre de 2011, p. 14

¿Por qué se ha encarecido tanto la energía eléctrica en México? Cuatro actores del sector han presentado su posición al respecto.

El Sindicato Mexicano de Electricistas expresó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha otorgado contratos billonarios a empresas trasnacionales generadoras de energía, y ha retirado de operación plantas de su propiedad que estaban en perfecto estado y las ha vendido como chatarra. Las plantas han sido sustituidas por unas de ciclo combinado que operan con gas natural importado a un precio sumamente elevado y que se encarece permanentemente, y este sobrecosto lo pagan los consumidores con tarifas cada vez más altas.

Indicó que la paraestatal también ha optado por mantener al mínimo el funcionamiento de las plantas hidroeléctricas, lo cual es causa directa de tragedias como las inundaciones ocurridas en Tabasco, y que de 2001 a 2009 la CFE transfirió a trasnacionales más de 268 mil millones de pesos por compra de energía eléctrica y los contribuyentes mexicanos están obligados a pagar a estas empresas 1.3 billones de pesos en los próximos 25 años por los contratos firmados con compañías como las españolas Iberdrola y Unión Fenosa, que controlan la mitad de la inversión extranjera en este sector.

Para la Coordinación Nacional de Electricistas, en la que participan trabajadores y jubilados de la CFE, no ha habido incremento de tarifas, y el problema ha radicado en que a la paraestatal la han atado de manos, no la han dotado de personal suficiente y capacitado para realizar las lecturas físicas y llevar la administración de los servicios de la zona centro del país, con la intención de crear animadversión hacia la paraestatal para, en el futuro, privatizarla.

La Asamblea Nacional de Usuarios del Servicio Público de Energía señaló que la privatización de los servicios y que 50 por ciento de la generación de energía esté en manos de extranjeros es lo que ha elevado el precio, y llamó a conformar un gran frente de usuarios en todo el país y realizar movilizaciones.

CFE ha argumentado que ella no fija las tarifas del sector, sino la Secretaría de Hacienda, y que la paraestatal sólo las aplica. También ha señalado que al tomarse lecturas reales y no estimadas en los medidores, los cobros se elevan por rezagos acumulados.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Se agudizó la crispación social por las altas tarifas y el mal servicio de CFE, denuncian (La Jornada)

Miles de usuarios han presentado quejas ante la Profeco

En municipios mexiquenses acusan de terrorismo a la comisión

Por 10 mil pesos mensuales, los recibos locos en Baja California

Foto
Integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas se manifestaron fuera de la Cámara de Diputados, el 8 de septiembre pasado. Durante la protesta criticaron las tarifas de la CFEFoto María Meléndrez Parada

Afirman ser víctimas

De los corresponsales
 
Periódico La Jornada
Martes 11 de octubre de 2011, p. 14

La liquidación de Luz y Fuerza del Centro (LFC), ordenada hace dos años por el gobierno federal para ser remplazada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ha acarreado numerosos conflictos en distintas zonas del país.

La secuela de la extinción de LFC incluye aumento exorbitante y arbitrario de tarifas, fallas múltiples en el suministro del servicio, problemas ambientales, desempleo y el consiguiente deterioro de comunidades cuya economía estaba ligada a esa compañía, cerrada el 11 de octubre de 2009.

Esa situación, que ha causado crispación social, se contrapone a las promesas hechas en su momento por las autoridades de que la medida beneficiaría a los usuarios.

Así, desde el presidente Felipe Calderón hasta Javier Lozano, secretario de Trabajo y operador de la liquidación, aseguraban que la CFE, empresa de clase mundial, se haría cargo del suministro con eficiencia y transparencia. Eso no ha ocurrido.

Desde entonces, el caos, el abuso y la corrupción han marcado la relación de la CFE con usuarios de toda clase.

En Nuevo Necaxa –localidad ubicada en la sierra Norte de Puebla–, cuna de la generación eléctrica en el país, la extinción de LFC paralizó 70 por ciento de la economía, decenas de jóvenes (hijos de ex trabajadores) abandonaron sus estudios y emigraron más de 900 electricistas.

Las deficiencias de la CFE afectan por igual a usuarios domésticos y comerciantes, como sucedió en el estado de México, donde se reportaron cobros hasta de 500 mil pesos.

En Durango, Chihuahua y Michoacán el pago aumentó 500, 300 y 200 por ciento, respectivamente. Es decir, adeudos de 200 pasaron a ser de mil pesos.

En Nayarit y Quintana Roo se detectaron adeudos de instituciones gubernamentales hasta por 31 millones de pesos.

La ineficiencia en el servicio ha sido la constante, y las familias de escasos recursos en ningún caso han encontrado respuesta a sus quejas individuales o grupales ante la CFE.

Miles de usuarios de varios estados han presentado quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) por facturaciones incoherentes.

Sólo en Hidalgo se han presentado 3 mil 500 quejas en lo que va del año; en Quintana Roo, una cada 48 horas; en Morelos, 220 en el bimestre anterior; en Guanajuato, 600 en dos años, y en el estado de México, 500 también en dos años.

La decadencia de un emblema

En Nuevo Necaxa la economía sufrió una caída de 70 por ciento debido a la migración de 900 ex trabajadores de la LFC, que decidieron instalarse en Tlaxcala, Veracruz, Pachuca y Puebla con el fin de autoemplearse como comerciantes ambulantes, vendedores de electrodomésticos y prestadores de servicios.

El subsecretario general de la división Necaxa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Domingo Aguilar, denunció que ex trabajadores de LFC son discriminados en empresas públicas y privadas.

Los electricistas que han rechazado las ofertas de la Federación han subsistido con aportaciones quincenales de los trabajadores jubilados, quienes entregan cada 14 días tres por ciento de sus ingresos para el fondo de subsidio, que llega a sumar unos 170 mil pesos.

Facturas por 600 mil pesos

Frente al hartazgo por la indiferencia del personal de la CFE, habitantes de los municipios mexiquenses de Nezahualcóyotl, La Paz, Valle de Chalco, Ixtapaluca, Xochicalco y Chimalhuacán han comenzado a organizarse, sobre todo en esta última localidad.

 de terrorismode la CFE, que no acepta ninguna negociación que no sea la firma de un convenio donde el notificado acepte pagar el monto total de adeudos estimados a partir de septiembre de 2009, que llegan a ser de 7 mil pesos por el servicio para viviendas y de 700 mil para locales comerciales.

Una de los cientos de afectados, Ángela Ramos, quien pagaba 280 pesos bimestrales a LFC, cuando la CFE tomó el control se encontró con que tenía una deuda de 9 mil 600 pesos.

En Chimalhuacán, a partir de enero de 2010, la CFE envío facturaciones hasta de 15 mil pesos.

La situación es más grave para el comercio establecido, sobre todo en zonas donde la extinta compañía no concluyó los trabajos de regularización. Allí la comisión pretende cobrar facturas que superan medio millón de pesos poranomalías en el servicio.

En el norte del país la situación no es diferente. En las zonas agrícolas de Chihuahua organizaciones como el Frente Democrático Campesino, Agrodinámica Nacional y la Confederación Nacional Campesina han denunciado el acoso de la CFE debido a los adeudos que tienen desde hace años por el cobro de energía en los pozos para riego agrícola.

A pesar de los convenios de pagos que se han firmado con la paraestatal para cubrir parte de los adeudos, que han llegado a sumar 600 millones de pesos, los agricultores sostienen que con el precio de la energía es imposible pagar lo que se debe y seguir produciendo.

En Baja California, los recibos locos –como se les conoce por estar fuera de lógica por los parámetros históricos de consumo familiar– llegan hasta por 10 mil pesos mensuales en viviendas, según registros del Frente Cívico Mexicalense (FCM).

Sergio Tamai, dirigente del FCM, ha solicitado a la comisión tarifas acordes a las condiciones del clima, ya que en la capital de Baja California se registran temperaturas superiores a 45 grados centígrados durante cuatro meses del año.

En Sinaloa, datos proporcionados por restauranteros indican que 98 por ciento de los negocios de ese sector cierran durante el primer año de haber abierto debido a los altos costos por consumo de energía eléctrica, que han aumentado cerca de 300 por ciento en el último año.

En Durango, en lo que va del año la CFE ha elevado el cobro en los recibos por concepto de energía en la zona urbana hasta 500 por ciento.

Raúl Arellano, de 70 años, contó que vive solamente con su esposa, y cuando están en su vivienda son pocos los aparatos eléctricos que usan, mientras los focos todos son ahorradores y se prenden poco. Aun así, el año pasado pagó en promedio 220 pesos por bimestre, y ahora 994.

En Tabasco, más de 410 mil usuarios se encuentran en huelga de pagos contra la CFE en protesta por las altas tarifas del servicio, que representa un pasivo de más de 2 mil 275 millones de pesos a la paraestatal.

Así, dos años después de la desaparición de Luz y Fuerza, la CFE está lejos de ser, como su lema indica,una empresa de clase mundial. Al contrario, sus abusos e ineficiencias han contribuido a agudizar la crispación social que vive el país.

AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Luz y Fuerza: dos años (La Jornada)

Pedro Miguel
A 24 meses del decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), emitido por Felipe Calderón, los saldos político, institucional, social y económico de la medida resultan un desastre. El régimen se echó encima a decenas de miles de trabajadores, a los cuales se sumaron incontables ciudadanos, inconformes con la manera noctámbula y alevosa del golpe asestado a una empresa de propiedad pública, a una organización sindical histórica y, en general, a los derechos laborales. Ha de agregarse a los descontentos el de numerosos usuarios de energía eléctrica que han venido padeciendo una caída en picada en la calidad del servicio y un alza inversamente proporcional de las tarifas a cobrar.

Sólo por lo que hace a liquidaciones de trabajadores, la extinción de LFC le ha costado al país más de 12 mil millones de pesos, en cifras redondas, pero eso no incluye lo gastado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en las inversiones realizadas –otros diez mil millones de pesos– para asumir las tareas de la paraestatal liquidada, cuyos bienes han sido manejados en forma oscura y discrecional. Botón de muestra: el 16 de octubre de 2009, a cinco días de la extinción calderónica, el que escribe presenció y fotografió a una cuadrilla de empleados de Gas Natural que, con máquinas aún marcadas con el logotipo de Luz y Fuerza, hacían obras de mantenimiento en un rumbo de la delegación Tlalpan.

A esos dispendios y presuntas malversaciones hay que agregar las pérdidas –mucho más cuantiosas, presumiblemente– sufridas por sabrá Dios cuántas empresas de todos tamaños y por profesionistas como consecuencia directa o indirecta de los apagones prácticamente cotidianos ocurridos en el Valle de México durante los últimos meses de 2009 y la primera mitad de 2010.

Por supuesto, el régimen de Calderón no se tomó la molestia de censar las carnicerías, las imprentas, los salones de belleza, los despachos de contabilidad, los consultorios odontológicos, los cibercafés y muchos otros negocios que debieron cerrar sus puertas como resultado de las interrupciones en el suministro eléctrico, ocurridas, para colmo, en el tramo más duro de una crisis financiera mundial que aquí no pegó en forma de catarrito, sino de neumonía. Tampoco entran en el balance de la catástrofe las inundaciones sufridas en esas épocas en el oriente de la mancha urbana y que se originaron, o se complicaron, por las fallas eléctricas en el sistema de bombas para achicar las aguas negras. No se contabiliza la pérdida de productividad debida a los colapsos de la telefonía celular y a los embotellamientos causados por semáforos apagados.

Si se hiciera la cuenta global, tal vez el total de lo invertido por el país en la demolición de una de sus empresas públicas resulte siendo superior a los 67 mil millones de pesos que la CFE pretende pagar a transnacionales privadas para que hagan la chamba de generación eléctrica que, por mandato constitucional –así se pretenda atenuar con una ley secundaria–, corresponde al Estado.

Es difícil imaginar un ataque más preciso y contundente a la seguridad nacional que la decisión de suspender de golpe la operación de la entidad que surtía de electricidad al centro del país. Eso, y el daño causado al tejido social, no tiene precio.

La operación contra LFC ha sido, en suma, característica de los empeños de esta administración por impulsar la ingobernabilidad en todos los frentes. El calderonato no ha desperdiciado ni una de las oportunidades que se le han presentado para complicar y agravar un conflicto hasta lo exponencial. No ha dejado pasar una cuando de destruir o deteriorar instituciones se trata. No ha construido nada –ahí tienen la famosa refinería– y ha presentado, en disfraz de logros trascendentes, puñados de aire, como su cosa de Atención a Víctimas, que nace sin fundamento legal sólido, sin presupuesto y sin líneas de teléfono.

Está próximo el final del tramo calderonista, siempre y cuando a su protagonista principal se le frustre el afán de quedarse. Ojalá que la sociedad sea capaz de convertir ese término ritual en el fin del régimen oligárquico. A México le urge.

navegaciones@yahoo.com -http://navegaciones.blogspot.com -http://Twitter.com/Navegaciones






--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

Extinción de LFC: dos años de agravios (La Jornada)

Extinción de LFC: dos años de agravios (La Jornada)

Al cumplirse 24 meses del asalto policiaco a las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro (LFC) y de la posterior extinción de esa empresa pública vía decreto presidencial, el gobierno de Felipe Calderón continúa mostrándose incapaz de revertir el cúmulo de agravios cometidos, a raíz de esa medida, en contra de los trabajadores de la compañía, de la propiedad pública nacional y de los habitantes de la zona centro del país.

La lista de afectaciones y pendientes no atendidos en los dos años transcurridos desde esa medida es encabezada por el desempleo masivo al que fueron arrojados más de 44 mil trabajadores de la empresa pública, 16 mil de los cuales han resistido someterse a las diversas ofertas de liquidación puestas sobre la mesa por las autoridades. La perspectiva de miles de familias arrojadas súbitamente a la incertidumbre y a la zozobra, y que han debido sobrevivir todo este tiempo sin fuente fija de ingresos, se complementa con el descontento de aquellos trabajadores que cedieron a las presiones de las autoridades: de los más de 28 mil ex empleados de LFC que, según cifras oficiales, aceptaron liquidarse, menos de 9 por ciento han sido recontratados, como habían ofrecido las autoridades federales; por lo que hace a las 68 cooperativas conformadas por ex trabajadores de LFC, sólo ocho han recibido contratos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en claro incumplimiento de las promesas de ayuda que les fueron planteadas.

El dato contrasta con las millonarias cantidades de recursos que la empresa encabezada por Antonio Vivanco –a la que se confirió el suministro eléctrico en la zona centro del país– ha destinado al pago de contratistas, y que forman parte de los más de 10 mil millones de pesos que ha costado al erario la extinción de la compañía.

Pero acaso el daño más extendido sea el que ha padecido la población de la zona centro del país, la cual, durante todo este tiempo, ha quedado a merced de los cobros excesivos en los recibos que expide la CFE y de un servicio de electricidad más que deficiente. Aun si se diera crédito a la versión ofical de que la extinción de LFC se debió a consideraciones de inviabilidad técnica y financiera –circunstancia que, en todo caso, nunca fue atribuible a los trabajadores de la compañía, sino a sus administraciones–, la incapacidad mostrada en estos dos años por el personal de la CFE –el propio y el subcontratado– para operar satisfactoriamente la red de suministro eléctrico en la capital del país y su área conurbada tendría que ser razón suficiente para que el gobierno federal diera marcha atrás en su decisión y atendiera favorablemente las demandas de reinserción laboral de los ex trabajadores de LFC, ya sea en el seno de la propia paraestatal o en un nuevo organismo de generación y distribución de electricidad.

Finalmente, en el ámbito meramente político, los dos años transcurridos han significado una derrota para los planes gubernamentales de desarticular el movimiento organizado en torno al Sindicato Mexicano de Electricistas, el cual se ha mantenido vigente pese a las campañas de desprestigio y hostilidad gubernamental en su contra, y se ha comportado en general con civilidad y disposición negociadora.

Es significativo, al respecto, que el segundo aniversario de la extinción de LFC coincida con el reinicio formal del diálogo entre el SME y las autoridades con miras a una eventual recontratación del ex personal de ese órgano público descentralizado. El gobierno federal tiene ante sí una nueva oportunidad de resarcir, en alguna medida, el daño provocado por una decisión cuestionable en lo legal, nociva en lo económico y equivocada en lo político. Cabe esperar que las autoridades actúen con altura de miras, reconozcan la oportunidad que se les presenta, depongan sus actitudes de confrontación y resuelvan, de una vez por todas, un conflicto que ni siquiera debió ocurrir; mucho menos desarrollarse en los niveles de encono y complejidad que llegó a alcanzar en los últimos 24 meses.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info

lunes, 10 de octubre de 2011

Suma ya $22 mil millones el costo de extinguir a LFC / La CFE solicitó a la Cámara de Diputados una partida de $67 mil millones para contratos con trasnacionales (La Jornada)

Sigue entrampada la CFE; enfrenta miles de demandas de usuarios

La CFE solicitó a la Cámara de Diputados una partida de $67 mil millones para contratos con trasnacionales
El proceso de extinción de LFC ha costado al país cerca de $10 mil millones de pesos

A ello se suman los $12 mil millones por liquidaciones, con los que se habrían podido pagar sueldos de todos los electricistas del SME durante cinco años

El call center que se abrió para atender quejas, que suman miles, ha significado otra erogación por un monto de $21 millones


Foto
Los sindicalizados activos del SME están a la espera de volver a trabajar el 30 de noviembre o regresarán a las calles... a la movilizaciónFoto Yazmín Ortega Cortés

Periódico La Jornada
Lunes 10 de octubre de 2011, p. 36

A dos años de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), contrariamente a lo que ofreció el gobierno federal, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no ha mejorado el servicio y ha encarecido las tarifas a tal grado que la empresa enfrenta miles de demandas y descontento social por los cobros excesivos. La paraestatal ha debido pagar a cientos de contratistas casi 3 mil millones de pesos por servicios y otros 2 mil millones por obras que antes hacían los trabajadores.

El call center que se estableció para atender quejas y denuncias de los usuarios ha tenido un costo de 21 millones de pesos.

En los 24 meses que han transcurrido desde la desaparición de LFC, mismos que se cumplen este 11 de octubre, el gobierno federal no logró apagar la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ni tampoco ha podido cerrar los expedientes laboral ni legal con esa organización, que representa a los 16 mil 599 trabajadores que no se liquidaron.

Copias de documentos del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai), proporcionadas por jubilados del gremio, revelan que desde octubre de 2009 el gobierno federal pagó más a contratistas, empresas privadas, viáticos y salarios de trabajadores traídos de otros estados que el costo laboral de la plantilla que tenía LFC. Sólo de viáticos se erogaron más de mil 900 millones de pesos, y otros 2 mil 300 por pago de servicios personales a trabajadores de la CFE que han laborado para la zona centro del país.

En total, el proceso de extinción de LFC ha costado al país cerca de 10 mil millones de pesos, más 12 mil de liquidaciones, con lo cual se hubieran podido pagar los sueldos de todos los trabajadores de la paraestatal durante cinco años, según revela la información oficial.

Adicionalmente, la CFE está solicitando a la Cámara de Diputados una partida presupuestal de 67 mil millones de pesos para pagar los contratos de generación de electricidad a empresas trasnacionales en 2012. Dichas transferencias son un verdadero atraco a la nación, porque el país cuenta con un margen de reserva de energía de 47 por ciento de su capacidad instalada que podría utilizarse para ahorrar este cobro e incluso bajar las tarifas, según expuso el SME.

Es decir, el gobierno de Felipe Calderón no ha tenido ningún ahorro; ha erogado más para dar un servicio peor; desapareció por la vía de los hechos el subsidio a los usuarios; no ha recuperado las cuentas por cobrar que dejó LFC, y no mantuvo un control de los inventarios que dejó esta empresa.

Asimismo, seguirá pagando el costo político de sacrificar a 44 mil trabajadores que siguen en el desempleo, señaló el abogado del sindicato, Manuel Fuentes, quien planteó que continúan vigentes los litigios laborales por reinstalación de los 16 mil 599 trabajadores que no se liquidaron.Otros despachos llevan miles de juicios de trabajadores que se liquidaron y que están demandando diferencias en su pago y también reinstalaciones. Los pleitos no han cesado, dijo.

Lejos de todos los pronósticos y tras dos años de movilización, marchas, mítines, huelgas de hambre, plantones, alianzas y otras acciones, los trabajadores que siguen en la lucha no se han cansado. Para que levantaran el plantón que mantuvieron en el Zócalo durante medio año, el gobierno federal volvió a sentarse a negociar con el SME y se comprometió a que antes del 30 de noviembre del presente año los miles que continúan en resistencia se-rían reinsertados laboralmente. La Secretaría del Trabajo entregó la toma de nota al comité ejecutivo encabezado por Martín Esparza, y la Procuraduría General de la República le regresó las cuotas sindicales.

Este sindicato va a librar el sexenio y muchos más: Esparza

En sus oficinas de Insurgentes 98, Martín Esparza habla de lo que ha sido esta lucha: Hemos estado dos años en las calle y vamos a resistir todo lo que sea necesario. Nadie pensó que íbamos a manternos, ya nos habían comprado el ataúd, pero no nos morimos; estamos más vivos que nunca. La estrategia del gobierno de Felipe Calderón por extinguir el sindicato fracasó y los argumentos que dio Calderón para liquidar LFC se fueron al bote de la basura. Ahora tenemos la representación legal, la toma de nota, el contrato colectivo está vigente y no vamos a parar hasta que recuperemos el empleo.

–¿Ha sido alto el costo de la resistencia para los trabajadores?

–El costo de la extinción de LFC no sólo lo han pagado los trabajadores, sino también el pueblo, las empresas, con incrementos de 100, 500 y hasta mil por ciento del costo del servicio; con la persecución y encarcelamiento de los que no pueden pagar; con el mal servicio. Lo han pagado hasta los trabajadores contratistas, con accidentes y muertes.

–¿Confías en que el gobierno cumpla su promesa de reinsertarlos laboralmente?

–Confío en la lucha de los electricistas, en la movilización. Estamos decididos a no dejar perder un sindicato que tiene 97 años.

–¿Cuáles son los caminos de salida del conflicto?

–Está la salida laboral, si se reconoce la figura de patrón sustituto por parte de la CFE. Está la legislativa, si se aprueba la iniciativa presentada en el Congreso de la Unión para crear un nuevo organismo público que dé servicio a la zona centro del país; y hay otras, como crear una generadora de electricidad para el Distrito Federal. El costo de regresar a trabajar a los más de 16 mil esmeítas en resistencia es de 2 mil 500 millones de pesos anuales y las ventas de electricidad en esta zona son superiores a 55 mil millones. El problema no es económico; se requiere voluntad política para resolver.

En esta lucha cada trabajador tiene una historia por contar. En 730 días cumplidos de la desaparición de LFC, tanto para los 16 mil 599 que no aceptaron liquidarse como para los 28 mil 747 que sí lo hicieron, los saldos de quedar sin empleo, además de económicos, han sido personales, por separaciones, enfermedades y más.

Los ex trabajadores de la Coalición de Jubilados del SME señalan que el gobierno los engañó y no les cumplió. En tanto, los sindicalizados activos están a la espera de volver a trabajar el 30 de noviembre o regresar a la calle... a la movilización.

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info
facebook.com/miguelleopoldo.alvarado

Imagen Marcha apyo al SME 29 enero 2010

Imagen Marcha apyo al SME 29 enero 2010

Video Marcha del SME en México